Cibersexo divertido con una buena amiga.

Estaba chetando con unas amiga el otro día, nada del otro mundo, tonteos iniciales cuando ciberconoces a alguien, y entonces entré la latina, sensual, caliente con la que he cruzado montones de fotos, aunque en esta ocasión hubi algo diferente.

Hola “Corneador” me decia, ¿estás sólo? «Si, estoy sólo». Ok, me gustaría ponerte la cam, quiero que nos veamos un poco más de cerca 😉

Ok, yo no tengo cam, pero enseguida pude verla al otro lado. Calientame un poco y si lo haces tendrás tu recompensa, me decía.

Ok, empecé a escribir aquello que se me pasaba por la cabeza que podría ser nuestro primer encuentro real, dos casados, buscando follar sin parar.

cibersexo

A medida que iban pasando los minutos se iba poniendo caliente, podía ver su pechos en los que sus pezones sobresalian tiesos … enséñame tus pechos … ella en un rápido movimiento se bajó su camineta y dejo unos preciosos y grandes pechos al descubierto, con unos grandes pezones que hicieron que me empalmara de un sólo golpe.

… Por que no te bajas también tus bragas? A lo que ella contestó … porque no tengo, cosa que me pudo cardiaco, tenía ganas de estar allí pasarla mi lengua entre sus muslos, besarle y mordisquearle su pezones grandes …

Por un momento salió de la pantalla y a la vuelta apareció con un vibrador, me dí cuenta que estaba ciberdispuesta a todo, se había desatado todo el fuego interior que tenía … abrió sus piernas y, efectivamente, estaba sin bragas … empezó a acariciar lentamente sus labios del coño lentamente con el vibrador … escuchaba algún gemido lento, lejano, aunque excitante.

Empezó a mover su vibrador durante un buen rato por su cuerpo, y poco a poco se lo fue metiendo en su precioso, delicioso y “seguramente” sabroso coñito … poco a poco termino estando completamente dentro, yo estaba a cien, necesitaba pensar que estaba con ella, mientras que le escribía mis ordenes el en el messenger, me sacaba mi polla del pantalón, mientras me masturbaba lentamente.

A medida que fue pasando el tiempo empezó a meterse el vibrador cada vez más y más rápido, moviendo todo su cuerpo, yo veía a la través de la cam sus pechos moverse sin una dirección fija, alocados, mientras que gemia y gemia.

Ví como se encogia sus piernas … yo pensaba que allí podía estar yo, follándola y dejándola bien agusto, de pronto se estiró completamente, se estaba corriendo … disfrutaba viendo esos espasmos

Cuando termino me miró mientras chupaba su dedo índice, detalle que hizó que yo me corriera inmediatamente detrás … uffff

Estas cosas del cibersexo tienen su interés 😉

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *